Ambiente navideño

Hace un rato que he vuelto de ir a comprar un par de cosas con mi padre. Hemos pasado por una panadería muy buena que hay en el barrio. Para variar, la cola daba la vuelta a la esquina, pero cono era para comprar el pan y nosotros queríamos pasteles, pues nos han atendido en el momento. El caso es que según estábamos escogiendo y tal, se ha organizado la de San Quintín en la cola del pan, justo delante del mostrador. Una señora histérica (y bastante maleducada) Que si "yo estaba primero", que si "llevo media hora esperando", que si "qué sistema es este de preguntar quién va ahora" (????? pues tú me dirás cómo lo hacen las panaderas, si no)... en fin. El caso es que no le tocaba a ella, y el señor que iba delante se ha enfadado mucho, se ha puesto todo el mundo a gritar... un cuadro, vamos. Luego nos ha contado una de las panaderas que le ha llamado una señora para echarle la bronca porque cuando ha ido su padre a por el pan, no le han dado el que quería. "Si es que no quedaba ya de ese, oiga".

Cómo está la gente, madre mía. Im-presionante.

Mi padre y yo nos moríamos de la risa.

2 comentarios:

edharris dijo...

Pues como todo el año, pero ahora con más gasto, más colas para comprar y más crispación en el ambiente (una pena).

Lironcillo dijo...

Es que ¡por una triste barra de pan! Así va el mundo...