Caprichos

He de confesarlo, los peluches son mi debilidad.
Hoy he ido a comer por el centro con mi padre y mi hermano. Cuando llegábamos al parking he visto unos puestos de esos de artesanos, y como tenía que comprar algún regalillo para el amigo invisible, pues me he acercado a echar un vistazo. Los he visto y no he podido contenerme. Se han venido a casa conmigo.



Sí, Grainne, ya he solucionado lo del amigo invisible. Y también he comprado el que va de parte de F, porque si no, a quien le toque se queda sin nada. Esto de salir de la ofi tan tarde... en fin.

5 comentarios:

grainne dijo...

pero lirón de mis entretelas, no decías que en tu cuarto no cabía un adorno más. eso, querida, también incluye los peluches.

pero es que... son tan monos!!!!
el hipopótamo es un amor!!!

Lironcillo dijo...

Joooo, pero son TAN monos... además, el llavero no ocupa espacio... ¡pero no me regaléis adornos, porfaplis!

fridwulfa dijo...

jajaja. regalos prácticos, dí que sí.
Tus peluches molan, molan mucho.

Lironcillo dijo...

Todavía no me había auto-regalado nada, no pude evitarlo. :D

edharris dijo...

Qué salao el hipo!!!