Limpieza

Segundo día de dieta.

Ayer lo conseguí, ya es más que todas las otras veces que he dicho "a partir de mañana...". Me ayudó no estar toda la tarde en casa, lo confieso. Hoy no me apetece nada de nada salir, así que tendré que buscar entretenimiento. Para empezar, tengo que liarme a producir manekis en serie (me explotan...) y luego tengo, no... NECESITO liarme a tirar montones de trastos, papeles y cosas inútiles que voy guardando porque "qué mono es" o "por si acaso" y frases similares. Al final son cosas monísimas, sí, pero que ya no me caben en ningún lado (he suplicado a mis amigos que no me regalen adornitos, po favó). Y los "porsiacasos" JAMÁS los llego a usar, nunca se da la circunstancia. Así que siguiendo los consejos de un libro sobre Feng Shui que me ha regalado Grainne, digo, mi amigo invisible, voy a tratar de quedarme sólo con lo que realmente me gusta y lo que necesito de verdad. No es fácil, pero hace ya tiempo que sentía la necesidad de hacer limpieza profunda (profundísima, no os imagináis la cantidad de mierda que puedo llegar a sacar de los cajones y armarios), y el librito este me ha dado el empujón. Lo de la decoración y tal es evidente que hasta que no tenga casa propia, na de ná, pero lo otro no lo quiero dejar pasar más, lo necesito de verdad.

Tengo tarea para varios días.

3 comentarios:

fridwulfa dijo...

Puffff., yo también debería meterme a hacer limpieza. ¡Qué pereza!

grainne dijo...

sí, yo tb acumulo mierda por todas partes, hasta que digo 'hasta aquí hemos llegao', lo tiro todo y vuelvo a empezar otro círculo vicioso.
hoy ya tienes algo que hacer: programar el video para grabar ER.

Retrato de Dorian Gray dijo...

Al final me quedaría con las paredes... Prefiero almacenar los trastos fuera de mi vista (armarios, cajones, trastero...)
¡Suerte con el reciclaje de la basura (in)orgánica!