Cultura japonesa: febrero

3 de febrero: Setsubun, el comienzo de la primavera.

Supone el paso del final del Daikan (gran frío) al principio del Risshun (comienzo de primavera) según el calendario lunar que se utilizaba en el Japón antiguo (una especie de año nuevo lunar). Es una especie de rito de purificación y buena suerte (similar al de año nuevo) que parece tener su origen en la dinastía china Ming. Setstubun se relaciona con tsuina, originalmente una costumbre china introducida en Japón alrededor del comienzo del siglo XIII. Algunos participantes del ritual que tenía lugar al finalizar el año lunar se ponían máscaras que representaban varios demonios que otros ahuyentaban con gritos y arrojando flechas al aire, aunque ya en Japón se quemaban por estas fechas cabezas de sardina, trozos de madera y se tocaban tambores para espantar a la mala suerte, dentro de las tradiciones shinto (propiamente japonesas). Esta costumbre ha caído en desuso, aunque todavía algunas casas japonesas cuelgan a la entrada cabezas secas de pescado y hojas de arboles sagrados durante el Setsubun para evitar que los espíritus malignos entren en sus casas.

En cada zona de Japón este ritual tiene sus carácterísticas propias, pero hay una serie de tradiciones comunes. Las más interesantes:

Mame-maki (mame=alubia). Se traduce como “lanzar alubias”. Es un ritual para mantener alejados a los demonios. Las alubias se compran o se hacen en casa fritas, y se ponen en un recipiente de madera (tou). Después se lanzan hacia fuera de la casa repitiendo: oni wa soto, fuku wa uchi (el mal (o los demonios) fuera, la prosperidad dentro). Parece ser que los oni (demonios u ogros) se espantan ante la presencia de las alubias.

Yakudoshi. En Japón se cree que en determinadas edades las personas sufren mala suerte debido a las fuerzas cósmicas del universo. Esto lo evitan comiendo tantas alubias como años tienen, y así se aseguran la buena suerte y la salud el resto del año. En teoría es para los hombres de 25 y 42 años de edad y para las mujeres de 19 y 33, pero todo el mundo come las judías.

En los templos, los sacerdotes también hacen el ritual de las alubias.

11 de febrero: Día de la Fundación de la Nación (Kenkoku kinenbi).

Según los libros más antiguos de historia japonesa (Nihon shoki y Kojiki), en este día del año 660 antes de Cristo, fue coronado el primer emperador japonés.

14 de febrero: Día de San Valentín.

Este día, las chicas (y sólo las chicas) regalan chocolate a los hombres. Existen dos tipos, el giri-choko, que es el que se regala por compromiso (a familiares, amigos...) y se compra en confiterías (es barato), y el maji-choko, que se regala al chico del que se está enamorada. Venden chocolates de lujo, pero esto parece poco, y lo ideal es que la chica lo elabore con sus propias manos. Para las chicas, por supuesto, el más imporante de ambos es el maji-choko. Sin embargo a un chico parece importarle más el giri-choko, puesto que cuantos más recibe (por ejemplo en el colegio, instituto...) más popular es. Lo peor que le puede pasar a un chico este día es no recibir ni un solo chocolate.

Esta fiesta está tremendamente explotada en los manga, de manera tragicómica habitualmente.

5 comentarios:

grainne dijo...

Pues sí, no hay manga que no tenga bombones de San Valentín (ummm, bombones).
Con lo del giri-choko seguro que se puede hacer un buen chiste, pero hoy estoy baja de inspiración.

Retrato de Dorian Gray dijo...

Nunca te lo digo, pero me encanta la cultura japonesa. Y que nos culturices desde aquí ;-)

Lironcillo dijo...

Me alegro de que guste el tema. Juro que algún día iré a Japón y os pondré mis propias fotos... aunque no se cuándo... ains -.-

Kokosupermuncher dijo...

Chocolaaaaateeeee... :D
Que buena pinta tiene ese chocolate...

Lironcillo dijo...

Uuuuuummmmm... iiicooooo... *babeo*