Extraño pasajero

Cuando pienso que la gente ya no podrá sorprenderme más, siempre ocurre algo que me hace cambiar de opinión.

El otro día iba en el autobús, cuando un hombre tocó el botón de parada. Hasta ahí todo normal, lo raro viene cuando el resto de pasajeros vemos, con absoluto asombro, que no se bajó él, sino sólo el gargajo que llevaba un rato dando vueltas en la boca. Asqueroso.

Al menos, no escupió dentro del autobús...

7 comentarios:

fer dijo...

buejj

Koko dijo...

Eso es muy... >.<

Lo peor es que luego las personas mayores hablan de mantener las calles limpias y se tiran to'l dia escupiendo XDDDD

fridwulfa dijo...

Argh... ¡¡Por dios!!

El Replicante Nexus 7D dijo...

YUM!!!!!

Me acabas de alegrar el almuerzo, cariño.

grainne dijo...

Qué.asco. Como bien dices, por lo menos no lo echó en el bus...

Lironcillo dijo...

Fue realmente asqueroso...

edharris dijo...

Odio a los cerdos que escupen por la calle... o a los que aprovechan los semáforos para pescar, pero es que se piensan que llevan cristales tintados?